Inicio Ubicación Historia Guia Turismo Teléfonos Fotografías Links  

Usos y costumbres

La sociedad local fue siendo depositaria, por la acción de los ferrocarriles y con el paso de los años, de muchos usos y costumbres que, también por la acción del tiempo, se fueron perdiendo. De ellos rescatamos, entre otros:

La siesta, muy respetada por la familia de los obreros del riel porque a las 14 el jefe de la casa retornaba a ella, luego de permanecer por casi 9 horas dentro del taller, en busca de un almuerzo tardío, pero fundamentalmente de un descanso que requería de un silencio hogareño que terminaba por adueñarse de las polvorientas calles de tierra del pueblo.

La vianda, una costumbre impuesta por aquellos hogares que le llevaban la comida a quienes trabajaban en ese ámbito y qué, por diversas razones -económicas o de menú-, no hacían uso del comedor que funcionaba dentro del mismo.

Las fondas, locales comerciales que se ubicaron frente a la entrada principal del taller para atender, de manera especial al mediodía, a aquellos que no podían almorzar en sus casas ni recurrir tampoco a la vianda y que, en los días de pago, además de saldar sus cuentas con el propietario, encontraban un justificativo para prolongar su permanencia en ellas y consumir, junto con la habitual comida, un poco más de lo que acostumbraba a beber.

La salida de los operarios que, al terminar la jornada de trabajo, constituía todo un espectáculo cuando centenares de ellos ganaban, con sus clásicos uniformes azules y como un verdadero rió humano poblado de voces y silencios, las calles de acceso a la principal fuente de trabajo que rápidamente comenzaban a transitar, a pié o montados en sus rústicas bicicletas, en busca de sus hogares.

Y allí también estaba el diariero, parado en un lugar estratégico y conocidos de memoria por sus clientes, como por los que no eran, tratando de vender lo suyo, al contado o al fiado, dependiendo esto último de la cara y de los antecedentes del comprador.

La espera del tren del norte, una cita cuidadosamente agendada por la juventud para encontrarse en la estación que pasó a formar parte, junto con la plaza principal, de la tradicional y anhelada "vuelta del perro", un paseo que religiosamente se cumplía los días domingo y en el que nacieron muchos noviazgos que terminaron en otros tantos matrimonios.

La sirena del taller y el silbato de los trenes. La primera, que con su ulular marcaba, a las 5,30 y a las 14 horas, el comienzo y el fin de una jornada laboral para los ferroviarios. El restante, en cambio, daba cuenta de la partida o llegada de los trenes de pasajeros o de cargas, típico sonido que, junto con el anterior, también servia para darle el último adiós al compañero fallecido y para festejar el advenimiento de un nuevo año.

El tren obrero, así llamado por transportar desde Santa Fe y de estaciones intermedias a los trabajadores que llegaban a Laguna Paiva para cumplir con sus funciones en el taller de reparación de vagones y en Almacenes. Sus horarios eran las 4,15 y las 14,30 hs, con puntos de partida en la ciudad capital y en esta localidad, respectivamente.

Los trenes locales, que unían las estaciones Laguna Paiva y Santa Fe con un importante numero de frecuencia horarias. En ellos viajaban, además de los propios ferroviarios, sus familiares que, aprovechando pases y descuentos, se trasladaban a localidades vecinas para proveerse de carnes y verduras que compraban a precios más baratos que en su lugar de residencia.

Los linyeras o crotos, personajes que llegaban con cargueros, permanecían un breve tiempo en el lugar y despertaban la curiosidad de los más pequeños, pero también los temores de los mayores ante esos desconocidos en torno de los cuales se tejían, muchas veces, escabrosas historias alimentadas por el aspecto desaliñado de los advenizos y la desconfianza de la gente.

 
Fuente: PAUL, Oscar. "Los Ferrocarriles en la vida de Laguna Paiva".
Santa Fe, III Congreso de los pueblos de la Pcia. de Sta Fe,
Historia y Perspectiva.
Octubre de 1998.-

Otros usuarios también visitaron:

 <<< Los ferrocarriles en la vida de Laguna Paiva
Vea también...
Estación Laguna Paiva
Paso a nivel central
 
Tenes algún documento historico para aportar...
CONTACTO